NOTICIAS RECIENTES

21 noviembre 2008

10. La “unidad latinoamericana”: utopía y realidades

Artículo: Ni Macondo ni Macdonalds: otra América es posible
Por: Gustavo Valdés de León

El desmembramiento de las antiguas unidades coloniales, además de la fuerza centrífuga de los regionalismos preexistentes, fue el resultado de la acción de poderosas oligarquías agrícolas y ganaderas locales –muchas veces asociadas a distintas formas de caudillismo– cuyos intereses no excedían del marco nacional y del acceso de su producción al mercado capitalista internacional. La ausencia de burguesías nacionales vigorosas, efecto de un modo de producción volcado a la exportación de productos primarios, imposibilitó por largos años la creación de un mercado interno viable –condición necesaria para el surgimiento del estado-nación moderno.

LEER MÁS >>


Los estrechos intereses de los hacendados, confinados al horizonte nacional, dieron como resultado la constitución de repúblicas oligárquicas, supuestamente liberales, en las cuales el juego democrático, la participación política y el acceso al poder quedaba limitado a las clases dominantes que, de esta manera, fueron consolidando su hegemonía política y económica.

En esas condiciones los ideales de “unidad latinoamericana”, proclamados con las mejores intenciones, estuvieron desde el principio condenados al fracaso. La única unidad que efectivamente se concretó fue mediante la creación de instituciones burocráticas, la Unión Panamericana primero y la O. E. A. después, organismos en los cuales, bajo el postulado de la “solidaridad continental” la influencia norteamericana es determinante. Una de las escasas ocasiones en que la “unidad latinoamericana” funcionó eficazmente, por lo menos a nivel regional, fue durante el período de las dictaduras militares en el Cono Sur: los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay implementaron el siniestro Plan Cóndor que facilitó la detención, traslado de un país a otro y posterior desaparición forzada de cientos de militantes políticos. La misma “solidaridad” fue practicada por los militares argentinos que actuaron como asesores de los gobiernos de Guatemala y de El Salvador en su lucha antisubversiva y de las fuerzas somocistas apoyadas por la Administración Reagan – los “contras”- que desde sus bases en Honduras hostigaban al legítimo gobierno sandinista de Nicaragua (1981-1982).


Acerca del autor:
Valdés de León, Gustavo (2006). Ni Macondo ni Macdonalds: otra América es posible. Acerca de la identidad latinoamericana. Artículo disponible en línea en las Actas de Diseño del Encuentro Latinoamericano de Diseño 2006 realizado por la Universidad de Palermo.
Gustavo Valdés de León es profesor regular de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo. Miembro del Consejo Asesor de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo. Es docente en otras universidades e Instituciones.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES: Bookmark and Share
ETIQUETAS:

0 comentarios: