NOTICIAS RECIENTES

04 junio 2008

Otra vez, el Diseño IV:
Las instancias del proceso proyectual

"Este texto ha sido producto de la reflexión colectiva surgida de nuestra tarea docente en el seminario Sociedad y Diseño en la Posmodernidad que hemos conducido en el marco de la Maestría de Diseño de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo en el segundo semestre del 2006. "

Valdés de León, G.A.

1. El encargo

El punto de partida del proceso del Diseño, en la práctica, lo constituye la demanda formal de un comitente. Este, encarnado por una empresa o institución pública o privada, no formula el encargo en función de los intereses del conjunto social –según el viejo mito que sostiene que el Diseño apunta a satisfacer las “necesidades del Hombre”- sino que, de manera mas prosaica, formula el encargo profesional en función de concretos intereses materiales, esto es, la obtención de beneficios económicos y/o simbólicos.

El encargo “privado”, frecuente en arquitectura e interiorismo, en el cual el comitente aspira a aumentar su confort o su status social por medio de obras de pequeña escala, escapa a la descripción anterior; pero su peso específico en el conjunto de la economía no es relevante.

De una manera u otra el encargo se inscribe en el marco general del Mercado y queda sujeto a sus “leyes”: los sectores de bajos ingresos no son considerados como demandantes de Diseño, sus escasos recursos, volcados a la mera sobrevivencia, los condena a su expulsión del Mercado: al perder su condición de consumidores pierden también su condición de sujetos. En la segunda mitad del siglo pasado sus demandas eran atendidas por las instituciones del Estado de Bienestar, en especial las de vivienda y equipamiento: el desmantelamiento del llamado Estado “benefactor”, como consecuencia de la ofensiva neoliberal que nuestros países han venido soportando, terminó por eliminarlos de la agenda social tornándolos invisibles a la mirada pública –excepto cuando aparecen vinculados con hechos de violencia.

El encargo se concreta mediante un conjunto de enunciados verbales –orales o escritos- producidos por el comitente: como se ve, el Diseño, en el origen de su despliegue, se presenta como un acto lingüístico, un hecho de lenguaje.
COMPARTIR EN REDES SOCIALES: Bookmark and Share
ETIQUETAS:

0 comentarios: